¡Conéctate!

Avisos

postheadericon Segunda parte del reto del Club de las escritoras, tejiendo un cuento

Pues me presento como candidata para redactar la segunda parte del reto "Tejiendo un cuento" que ha creado Dulce Cautiva en su blog "El Club de las escritoras". Espero que os guste y me voteis :D La primera parte escrita por hada fitipaldi la podeis leer aquí.
Como siempre, yo con los enlaces jejee

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Me acerqué a él con paso firme y me planté justo en frente de su moto. ¿Cómo se atrevía a saludarme con aquella sonrisa amable después del mal rato que me había hecho pasar aquella misma mañana? Además, había estado a punto de tirarme de la moto con su estúpida hazaña de adelantarme por el interior, ¿quién se creía que era?
- ¡Oye tú, casi me tiras de la moto! ¡¿Quién te crees que eres, el rey de la carretera?!- el irritado tono de mi voz mostraba al mundo cuan indignada estaba.
Mis ojos color miel, se clavaron en los de él esperando que dijera algo pero no lo hizo, solo permaneció allí callado mirándome.
Aquella actitud suya me molestaba, ¿no pensaba contestarme? Precisamente, la paciencia no era algo que yo poseyera en grandes cantidades, y aquel chico estaba agotándola por momentos.
- ¡¿No piensas contestarme?! Esta mañana no te mostrabas tan callado y educado ¿no?- mi voz crispada era lo único que rompía el placido silencio que nos rodeaba, la verdad es que si alguien nos estuviera observando, pensaría que yo era la canalla que intimidaba al amable chico.
Roberto esbozó una pícara sonrisilla y alargó su mano para agarrar uno de mis largos mechones de cabello castaño claro que descansaban sobre mis hombros, lo acarició y volvió a alzar su mirada hacia mi conmocionado rostro.
- Me gusta tu pelo, es muy bonito…- ¿se estaba riendo de mí, otra vez?-, chica de grandes pechos.
Una oleada de calor me invadió y sentí que un rubor intenso coloreaba mis mejillas. Mi mano, sin que yo misma me diese cuenta, se alzó y golpeó la suya con la intención de liberar mi mechón de sus perturbadas manos.
- ¡Muerte!- ¿por qué aquel estúpido pervertido conseguía ruborizarme siempre?- ¡No te acerques más a mí y lárgate! ¡¿Te crees que no sé que has venido hasta aquí solo para seguirme?!
Roberto avanzó unos pasos para acercárseme más y yo solo pude retroceder, no me gustaba aquel chico. Solo con cruzar una simple mirada con él, me invadía la desagradable sensación de que saltaría sobre mí en cualquier momento con la intención de lamer todas las zonas rojas de mi cuerpo, como me había advertido aquella misma mañana.
- ¿Y no te gusta que lo haya hecho?- su extraña sonrisa me asustó, aquel chico era un delincuente que iba con malas compañías y participaba en retos con motos. Era peligroso y tenía que alejarme de él- ¿Me vas a negar que no te a gustado volver a verme?
Mi espalda se topó con un obstáculo que me impidió retroceder más y Roberto me pudo atrapar, apoyando sus dos manos en el frío muro que me impedía huir.
Mi cuerpo se arrimó tanto como pudo a la pared mientras el rostro de aquel pervertido se acercaba peligrosamente al mío. No podía permitir que aquel chico de mirada sucia, me tocara ni se propasara conmigo, debía defenderme con uñas y dientes si hacía falta. Su rostro estaba muy cerca del mió y solo pude girar la cara para evitar sus labios, él jamás me besaría.
- ¿En serio no te alegras de volver a verme?- me susurró al oído.
- No- aquel “no”, no sonó muy convincente ya que mi voz había salido de mis labios muy temblorosa y frágil.
- Lo suponía…- me susurró justo antes de sentir sus dientes mordiendo mi oreja y su lengua lamiendo suavemente mi lóbulo.
Aunque sentía un asco increíble hacia aquel estúpido depravado, mi cuerpo no parecía compartirlo ya que emitió un débil gemido que alentó a Roberto a continuar experimentando, esta vez, agarrándome por la cintura y pegando su cuerpo al mío. Un cúmulo de sensaciones me dominó por completo, convenciendo a mi consciencia de abandonarse y entregarse a aquellas lujuriosas pasiones que sofocaban mi cuerpo. Sentí sus labios recorriendo mi cuello y sus manos bajando sutilmente hacia mi trasero, aquello estaba yendo demasiado rápido.
- ¡Basta!- le grité apartándolo de un empujón, y salí corriendo hacia la puerta de mi casa.
Saqué las llaves del bolsillo de mis shorts y abrí la puerta para encerrarme  y evitar ver más su cara. ¿Qué me había ocurrido allí fuera? Mi mente se había nublado de una extraña manera convenciéndome de abandonarme y entregarme a ese degenerado, ¡¿pero en qué diantres estaba pensando?! Nunca me había visto envuelta en una situación similar. Me dejé caer al suelo, deslizando mi espalda por la puerta, y allí me quedé sentada varios minutos, pensando en lo que podría haber pasado sino llego a pararlo.

Pasé el resto del día tumbada en el sofá sin hacer nada, solo pensando en lo tonta que había sido y el poco respeto que me tenía a mi misma. Mi madre me llamó para cenar y muy desanimada me senté a la mesa, cogí el tenedor y pinché un trozo de carne. No tenía hambre, miré el pedazo de carne con asco y resentimiento, entonces fue cuando me imaginé la cara de Roberto pinchada en el tenedor, agarré el cuchillo y empecé a cortar la carne en pequeños cachitos. Estúpido, ojala te mueras…
Me levanté de la mesa enfadada y dejé la comida en el plato hecha una papilla de tanto cortarla.
- No tengo hambre, me voy a la ducha…
Mi padre me miró preocupado y mi madre no pudo reprimir sus ganas de intentar ayudarme.
- ¿Te a pasado algo malo? Sabes que nos lo puedes contar.
- No me pasa nada, mamá- no acostumbraba a mentir a mis padres pero no quería que supieran que su hija se había dejado mancillar por un estúpido chico-. Es solo que me duele el estómago y no tengo hambre.
Me encaminé hacia la puerta y desaparecí torciendo la esquina para dirigirme al cuarto de baño, pero me detuve en cuanto me di cuenta que no llevaba la muda limpia para cambarme después. Me dí la vuelta y recorrí el pasillo hasta llegar a las escaleras, mi cuarto se encontraba en el segundo piso, subí los escalones sin ganas y me adentré en mi habitación. Me despojé del calzado y me puse las zapatillas de andar por casa, abrí el armario para sacar unos tejanos ajustados y una camiseta escotada, para salir después con Iris, y me acerqué al cajón de la ropa interior. Al abrirlo y ver aquellos sujetadores, mi expresión se ensombreció ¿de verdad mis pechos eran tan grande? Posé mis manos en ambos pechos y me los apreté para ver cuanto podía abarcar con mis manos.
- Ves como sí son grandes.
Aquella familiar voz me sobresaltó y me giré hacia la ventana del cuarto. Sí, era su cara, pero ¡¿qué estaba haciendo Roberto asomado en la ventana de la casa de al lado?!

Espero que voteis por mí, si os ha gustado, claro está jeje Las votaciones se abriran el domingo :) Ya pondré un aviso arriba!

10 Críticas constructivas K.O.:

Dulce Cautiva dijo...

K bueno!, la ha pillado sobandose las tetas, jajaja. Nena, me ha encantado!. Solo un pekeño detalke k se me olvidó poner en las condiciones del reto... Resulta k hada fitipaldi puso en su comienzo k caroline habia kedado con iris para salir esa tarde... Aún tas a tiempo d modificar tu historia y poner x ejemplo k iris la llama x tlf. Y cancela la cita x k tiene k cuidar a su hermano menor o yo k sé!. O viceversa... K ella sea la k la rompe x k ta desganada x lo k l pasó con Roberto... No sé, lo k tu veas con tal d k pongas algo sobre la kedada d las amigas... X todo lo demás, estupendo!!!.

T deseo suerte!!! Muak!!!

Mi pequeña fantasía dijo...

Jjajaja ciero, se me había olvidado -.- pues como no kiero cambiar la historia sí kedará con Iris jeej Besotes y merci por avisarme!!!

Anónimo dijo...

Muerte roja

Como fiel lectora de tus relatos quiero votarte pero como soy nueva en esto del voto, dime donde debo votarte?

Un beso Pequeña fantasía!!!

hada fitipaldi dijo...

Hola guapa!! Me ha gustado mucho la continuación (y la historia la puedes cambiar lo que quieras, es de todas ;) Ha sido super divertida, me ha encantado la pillada de la ventana, y las reflexiones de Caroline, y lo de pincharle la cara con el tenedor, jejeje. Vamos que está estupenda. Besos!!

Patricia :D dijo...

Ay qué risa! Me encantó!
Ya quisiera seguir leyendo sobre esta historia! jaja

Me ha gustado el cómo le has dado un giro a la historia ;)

Besos!

Sabrina dijo...

Había pensado en participar en la segunda parte del reto porque me parece muy entretenido, pero me has dejado sin ganas al ver tu continuación porque no creo que ni con todo el esfuerzo del mundo le pueda ganar! Me ha encantado! Besoss!

Dulce Cautiva dijo...

Perfecto!, ahora si k si, jejeje.

Sabrina, si no t animas pa esta continuacion, al menos dime k si lo haras pa la siguiente. Me gustaria muxo volcer a leerte... Saludos!.

Valnelia dijo...

Al final aquí ando, jajaja, saqué unos minutillos.

Me encantó tu parte, mucha suerte wapa. ;)

Cierto que tu Roberto y mi Roberto distan un poco de parecerse, jajja

Besotes wapa.

Yarit dijo...

Me gustó muchisimo, jajaja no podía creer lo que le estaba pasando a Caro con el guapo este!!!
Besos

Dulce Cautiva dijo...

Hola!, k tal?, espero que bien. Bueno, pasaba a saludarte y decirte que tu continuación, aunque era muy bonita y entretenida, no ha sido la elegida... en fin, espero que te animes a volver a participar en la siguiente ronda y no te rindas... Si quieres más información y saber cómo andan las cosas, pásate por aquí:

http://elclubdelasescritoras.blogspot.com/2011/06/tenemos-la-continuacion-del-reto.html

*Aviso: Esta vez sólo aceptaré 5 continuaciones, si quieres participar corre y apúntate antes de llegar tarde!!!, y no olvides decirme si t gusta la foto k puse de Caroline y de paso déjame alguna sugerencia sobre el título de la historia...

Gracias y que pases un lindo Miércoles!!!

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

¿Qué quieres buscar?

Cargando...

Suelo visitar

Con la tecnología de Blogger.